España consigue el pase a la semifinal con un final de locos