El salto casi perfecto que dio una plata a EEUU