Horarios

Sáb.Dic.07 11:00 PM EST
Lun.Dic.09 11:35 PM EST
Mar.Dic.10 11:35 PM EST

El legado de Michael Phelps y Usain Bolt tras sus últimos Juegos Olímpicos

RÍO DE JANEIRO, Brasil.- Los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 pasarán a la posteridad por haber sido los últimos de dos de los más grandes atletas de todos los tiempos, Michael Phelps y Usain Bolt. Ambos son los reyes históricos de sus deportes y dada la frecuencia con la que aparecen monstruos así es muy difícil que volvamos a ver a sus sucesores en el futuro cercano.
 
 
Phelps regresó de su retiro anunciado tras los Juegos Olímpicos de Londres en el 2012 y volver a las piscinas más que agrandar su cosecha de medallas le sirvió para rescatarse a sí mismo. Se encontraba al borde de una gran depresión que lo hizo pensar en el suicidio. Pero volver a enfocarse en lo que ha sido su vida entera, la natación, y entregarse para lograr las marcas que le permitieran clasificarse y volver al podio olímpico lo hizo volver a nacer.
 
Aunque todo el mundo pide a gritos que no abandone el deporte activo, Phelps asegura que ahora sí no hay marcha atrás. A sus 31 años y luego de haber participado en cinco Juegos Olímpicos no es que se sienta sin fuerzas para mantenerse al mismo nivel, sino que ya no puede soportar el sufrimiento de levantarse cada mañana a entrenar y a que su vida gire alrededor de la natación.
 
 
Ser un atleta top lleva una enorme carga implícita de agonía y es esto lo que los hace decir basta. No es falta de ambición lo que ahora acusa Phelps, sino el cansancio acumulado de toda una vida en el tedio de ser el mejor del mundo. Además, con semejante cosecha de medallas, ¿qué más le queda por conseguir?
 
 
En el caso de Bolt encontramos ciertos paralelismos al de Michael Phelps. Desde que se dio a conocer en el 2008 es el amo y señor de la velocidad en el mundo y aunque algunos lo han presionado en algunas carreras, nadie ha podido derrotarlo en unos Juegos Olímpicos o un Campeonato del Mundo. La única vez que eso “sucedió” fue en el Mundial del 2011 cuando fue descalificado por una arrancada en falso y no participó en la final de los 100 metros.
 
El jamaicano ha anunciado su retiro para después del Campeonato del Mundo del próximo año, los quintos de su vida. Para entonces tendrá 31 años y tras un notable enlentecimiento de sus tiempos, -como es lógico que suceda al aumentar la edad-, quiere retirarse invicto.
 
Bolt revolucionó las concepciones que se tenían sobre los velocistas. Hasta antes de su irrupción se les precisaba una estatura alrededor de los 1.75m y una fuerte musculatura, pues nadie imaginaba que un gigante de 1.97m pudiera mover tan ágilmente sus 207 libras.
 
 
Si bien las arrancadas siempre han sido su punto débil, algo lógico pues romper la inercia de semejante masa corporal resulta más incómodo, cuando yergue su torso y despliega sus turbinas no hay rival que pueda contra él. 
 
 
Aunque Phelps sí ha perdido varias carreras en su vida, su legado puede colocarse a la misma altura del que Usain Bolt está a punto de firmar en los Juegos Olímpicos. Hasta cierto punto es comprensible, en la natación existen cuatro estilos distintos mientras que en el atletismo, al menos en las especialidades de Bolt, hay uno solo: correr.
 
Ambos han elevado la expectación por sus respectivos deportes como quizás ningún otro atleta en la historia y ahora, cuando nos percatemos del vacío que están a punto de dejar, es que comprenderemos el total y completo valor de su legado: ÚNICOS e IRREPETIBLES.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!