Horarios

Vie.Ago.14 12:00 AM EDT
Mar.Ago.18 12:00 AM EDT
Mié.Ago.19 12:00 AM EDT
Jue.Ago.20 12:00 AM EDT
Mar.Ago.25 12:00 AM EDT
Mié.Ago.26 12:00 AM EDT
Sáb.Sep.12 12:00 AM EDT
Mié.Ago.19 12:00 AM EDT

El cheetah y el pez vela: mejores atletas olímpicos que Usain Bolt y Michael Phelps

RÍO DE JANEIRO, Brasil.- Los Juegos Olímpicos Río 2016 nos está mostrando a los mejores atletas del mundo en tiempo presente. Por ejemplo, en la gran urbe carioca tenemos el placer de ver a Usain Bolt, el corredor más rápido de la historia, y a Michael Phelps, uno de los más veloces en el agua. 
 
Esto dentro de los humanos, pues hay ciertos animales que pulverizarían los récords de ambos en un abrir y cerrar de ojos.
 
Por ejemplo, Bolt es el recordista mundial en los 100 metros planos. En el campeonato mundial de Berlín en el 2009 detuvo el cronómetro en 9.58 segundos, o sea, se desplazó a una velocidad de 44 kilómetros por hora. Esto lo haría un cheetah acabado de despertar y aun remoloneando pues a plena capacidad puede viajar casi tres veces más rápido.
 
 
 
 
Pero vayamos a un ejemplo más al alcance de los propios humanos. Un gato común joven y atlético pudiera vencer a Bolt por un margen bastante fácil pues alcanza los 48 kilómetros por hora.
 
 
Si nos lanzamos al agua también encontramos especies que se llevarían todas las medallas en unos Juegos Olímpicos. Un nadador top de los 100 metros libres puede alcanzar una velocidad top de siete kilómetros por hora, algo que un pez vela puede igualar siendo apenas un bebé.
 
 
Este “Phelps de los océanos” es capaz de desplazarse a 109 kilómetros por hora, quince veces más rápido que un humano. Incluso, un pingüino le daría una buena pelea a Phelps pues su cuerpo puede viajar a seis kilómetros por ahora.
 
 
 
En cuestión de altura el atleta que más alto ha llegado con el solo impulso de sus pies es el cubano Javier Sotomayor, quien se elevó hasta los 2.45m en 1993, marca a la cual nadie se ha acercado desde entonces, sólo él mismo antes de retirarse.
 
 
Si un perro pitbull dejaría al Soto boquiabierto cuando lo observe colocar sus patas a cuatro metros de la superficie, qué decir del saltarrocas, un pequeño antílope que se despega hasta los ocho metros.
 
 
Estos sí cumplirían a cabalidad el lema de los Juegos Olímpicos, Citius, Altius, Fortius, que pretende encontrar al más rápido, el más alto y el más fuerte, en este caso a los dos primeros. Sería muy atractivo presenciar una competencia olímpica entre estos animales, ¿verdad?
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!