El blooper del día: Los delanteros iraquíes y daneses