Cuba queda fuera en doble par en una final de infarto