Chile no puede con un superior Polonia que lo envía a casa