Caterine de Oro recibe su medalla sonriente