Brutal derechazo deja a su rival perdido en el espacio