Brasil se impone a Canadá, la gran sorpresa en voleibol masculino en Juegos Olímpicos

RÍO DE JANEIRO; Brasil.- Con más dificultades de las previstas la selección brasileña consiguió este martes su segunda victoria de los Juegos Olímpicos al imponerse, por 3-1, a una Canadá que pese a la derrota se está convirtiendo en una de las sorpresas más agradables del torneo.
 
 
Una vez más Brasil tuvo que remontar un primer set en contra, como hizo el pasado domingo ante México (3-1), para lograr adjudicarse la victoria con parciales de 24-26, 25-18, 25-22 y 25-17.
 
Frente a la disciplina posicional de Canadá, Brasil ofreció un juego cuajado de acciones difíciles de prever y lleno de talento con el que, ya de paso, dejó claro que tras las platas de Pekín 2008 y Londres 2012, ha trabajado intensamente para hacerse este año con a la presea dorada.
 
 
En su búsqueda del oro, el equipo entrenado por el carismático Bernardo Rezende podrá contar, con total seguridad, con una afición entregada que esta noche volvió a abarrotar el pabellón Maracanazinho para mostrar todo su apoyo al equipo local.
 
De inicio, los norteamericanos mostraron su mejor cara, esa que les llevó el pasado domingo a dar la campanada al arrollar por 0-3 a los Estados Unidos, una de las principales candidatas a colgarse el oro al cuello en los Juegos de Río 2016.
 
 
Los anfitriones se mostraban un tanto pasados de revoluciones, con un Wallace que mandaba casi todos sus remates fuera de la cuadra, sin embargo su gran defensa, con un Lucarelli magistral, les permitía no quedarse atrás en el marcador.
 
Con el paso de los minutos y sacando partido del servicio, los vigentes subcampeones olímpicos fueron distanciándose de unos canadienses que tenían en la recepción su principal hándicap.
 
Sin embargo, los visitantes no se vinieron abajo y recorrieron todo el primer set pisándole los talones a los sudamericanos.
 
Cuando parecía que Brasil zanjaría la manga por la mínima, un fallo de Mauricio en la recepción puso el empate en el marcador, regalo que no desperdiciaron los norteamericanos que acabaron llevándose la primera manga.
 
 
Al igual que en el primer partido del torneo, ante México, Brasil comenzaba el partido cediendo el primer set. Y al igual que entonces, los brasileños volvieron a la cancha con la clara intención de no dejarse sorprender nuevamente.
 
A pesar de que le estaba costando mucho romperle el servicio a los dos veces campeones olímpicos, Canadá no estaba dispuesta a que sus oponentes abrieran un brecha en el marcador.
 
Mediada la segunda manga un excepcional remate de John Gordon Perrin lejos de poner nerviosos a los anfitriones sirvió de acicate para que la selección brasileña, dolida en su orgullo, respondiera con un parcial de tres puntos a cero y abriera una distancia de cinco unidades en el marcador, la mayor hasta el momento.
 
Brasil aprovechó la tesitura y se adjudicó el set con solvencia.
 
Los canadienses lograron dejar atrás ese pequeño lapsus y en la siguiente manga plantaron cara a los sudamericanos desde el primer momento.
 
Una vez más ambas selecciones ofrecieron un duelo marcado por la igualdad en el electrónico, que no en el juego. Mientras que Canadá recuperaba toda la efectividad de su orden táctico, Brasil seguía tirando de talento e imaginación.
 
 
Los bicampeones olímpicos volvieron a distanciarse al final de la manga, pero en esta ocasión los norteamericanos lograron recortar distancias y obligaron a los brasileños a hacer gala de su sangre fría para sentenciar el set.
 
En el último período, lo locales consiguieron de inicio una cierta ventaja que les daba algo de holgura ante unos canadienses que con el paso de los minutos había ido afinando su servicio.
 
Esa ventaja se fue ampliando poco a poco, lo que llevó al técnico canadiense, Glenn Hoag, a pedir un tiempo con el fin de revertir la situación. Pero con 11.000 voces cantando al unísono el ya clásico "soy brasileño, con mucho orgullo y mucho amor", parecía que ya nada podría evitar que los chicos de Rezende se alzaran con la victoria.
 
Y en efecto, la victoria ya era inevitable.
 
 
 

 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!