Brasil se acuerda de su “jogo bonito” y marca de lujo