Belleza, agonía y diversión en las gradas del tenis