Acabó el sueño de Albert Subirats en la piscina