Horarios

Sáb.Nov.28 12:00 AM EST
Mar.Dic.01 12:00 AM EST
Mié.Dic.02 12:00 AM EST
Vie.Dic.04 12:00 AM EST
Sáb.Dic.05 12:00 AM EST
Mar.Dic.08 12:00 AM EST
Mié.Dic.09 12:00 AM EST
Taufatofua

La historia de superación de Pita Taufatofua para llegar a los JJOO de invierno

PYEONGCHANG, Corea del Sur.- La historia de Pita Taufatofua es de las que calan hondo, de las que producen emociones. El deportista de Tonga de 34 años nunca se vino abajo con las dificultades, tuvo claro qué sueños quería alcanzar y se empeñó en conseguirlos. 

"Soñar a lo grande, tener éxito en el fracaso y volver a intentarlo otra vez". Frases de motivación repetidas cual mantra con el único objetivo de no perecer en el intento de lograr un objetivo, en este caso el de participar en los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang. 

Unos juegos para los que Pita no estaba preparada siendo de Tonga, isla de poco más de 100.000 habitantes de Oceanía con una temperatura media de 26 grados centígrados, factor a tener en cuenta a la hora de practicar deportes fríos. 

Pero ni el desconocimiento del deporte ni las condiciones climatológicas iban a impedir que Taufatofua fuese el abanderado de Tonga por segunda vez en unos Juegos Olímpicos, primera en unos de invierno. Porque el deportista, que defendió a su país en Río 2016 en la categoría de Taekwondo, quería volver a ser el abanderado de su lugar de origen en un evento de tal calibre y el clima no le iba a suponer ningún impedimento. 

Y así lo ha sido. Repitiendo entrada, en la que el deportista ha exhibido su torso desnudo y cubierto de aceite de coco —con la especial diferencia de que en PyeongChang en febrero no hace la misma tempoeratura que en Río de Janeiro en agosto— mientras portaba orgulloso la bandera de Tonga, país al que representa con orgullo. 

Pero la llegada de Pita hasta aquí no ha sido sencilla. El taewkondista que participó en los Juegos de Río es ahora un esquiador de fondo que no se calzó sus primeros esquíes hasta 16 meses antes de la cita que tiene lugar ahora en Corea del Sur. 

Steve Grundmann es quien mejor sabe lo difícil que ha sido para este deportista llegar a estos juegos. El alemnán, que dirige el equipo olímpico invernal de Tonga desde Múnich, afirma que convertirlo en esquiador de fondo fue "el proceso más complicado", ya que hablamos de "un luchador de artes marciales superpesado".

Pita ha tenido que perder 15 kilos y, sobre todo, aumentar su resistencia, su aguante. Unas transformaciones que producen más cambios en el cuerpo todavía. "Sus músculos se volvieron más finos y más largos y, a partir de ahí, llegó el segundo desafío: la técnica", prosigue el alemán. "No es un deporte fácil si no has hecho nunca esquí de fondo, especialmente la parte del patinaje", explica Grundmann dando la que a la postre ha sido la clave de su clasificación.

Cuatro semanas de entrenamiento en Alemania, siempre con esquíes de alquiler y padeciendo los golpes y magulladuras de muchas caídas, fueron suficiente preparación para empezar a competir en busca de una puntuación que le permitiese estar en 'Los Juegos'. 

En esta modalidad cada país tiene derecho a una plaza siempre y cuando los deportistas logren una marca mínima para clasificarse, y Pita lo consiguió a base de esfuerzo. Desde los 957 puntos en su primera prueba a los 449 de la última, del puesto 153 de 156 participantes en ese primer test de Lahti a lograr clasificarse para la cita en la última oportunidad que le quedaba, la prueba de Islandia. Y todo gracias al patinaje en línea, el que no dejó de practicar en su país desde esa primera fase de clasificación en su primera prueba. 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!