Josie Canseco, un batazo de encanto