Jimena Ochoa, la joya del océano pacífico