El mexicano podría dejar al PSV y convertirse en el fichaje mexicano más caro de la historia.