Massimo Oddo, no pudo evitar elogiar al artillero, quien colgó los botines y disputo su último partido como jugador activo a los 40 años de edad.