Emotiva imagen se vivió en las gradas del estadio San Paolo cuando el pequeño fanático no pudo contener las lágrimas.