El sueño de Robin Gosens, centrocampista de la Atalanta, era la playera del luso, pero pedírsela acabó siendo una pesadilla para él.