Pese a ser el nuevo líder de Juventus, el portugués tuvo uno de sus peores registros en los últimos 10 años.