Horarios

Subieron al portugués en una silla y lo hicieron cantar en frente de sus compañeros. ¡Qué tales gallos!