El delantero portugués mostró su gran generosidad a los empleados de un hotel en Grecia.