Él no fue el único culpable de su noche negra en la Champions, pero las reglas son reglas. Estaba negado, hasta que no pudo más.