El volante mexicano pasó de ser el verdugo de Alemania en el Mundial de Rusia 2018 a estar en la banca del club napolitano.