En tan solo seis meses, Lozano pasó de ser uno más en la banca del Napoli a ser un indiscutible en el 11 de Gattuso.