Un paracaidista paralizó el partido en la cancha del Sassuolo y probablemente fue lo más aplaudido de la tarde en el estadio.