CR7 sigue maravillando a sus 35 años, con regates o con sangre fría para salvar a Juventus en el último minuto.