Horarios

Sáb.Oct.31 12:00 AM EDT
Mar.Nov.03 12:00 AM EST
Vie.Nov.06 12:00 AM EST
Mar.Nov.10 12:00 AM EST
Mié.Nov.11 12:00 AM EST
Jue.Nov.12 12:00 AM EST
Mié.Nov.18 12:00 AM EST

Martín Onti: La eterna promesa

Está claro para cualquier futbolista que ser titular en su equipo es el propósito que se persigue. No tiene por qué no ser, este, el deseo de un delantero como Álvaro Morata. Las aptitudes del atacante madrileño le avalan para sostener este mandamiento personal y renunciar al mínimo pensamiento de calentar una butaca en un banquillo de suplentes.

Pero, no siempre salen las cosas como uno las pretende. Los designios de un cuerpo técnico que piensa lo opuesto si no se le ha convencido desde el campo de juego suelen ser diferentes. Curiosamente, y desde su época de juveniles, este ha sido el caso del ex Real Madrid, Juventus, Chelsea, Atlético de Madrid y, quién sabe hasta cuándo esta vez, nuevamente de la ‘Vecchia Signora’.

Un tanto particular y extraña ha sido la carrera deportiva de Morata. Deberemos entender que nadie se conforma con albergar esperanzas de ser figura en el fútbol internacional si no se tiene un ‘curriculum vitae’ que denote una trayectoria de primera línea. En este aspecto se podría analizar su foja de servicio deportivo para corroborar que al menos en el capítulo de productividad, la gestión ha acompañado a la ilusión.

Pero, dicen, que para convencer por activa y por pasiva, un profesional de élite debe demostrar siempre, desde sus estadísticas, ecuaciones convincentes que no dejen lugar a dudas a las odiosas comparaciones que siempre se hacen para otorgar la condición de ‘indiscutible titular’ a un futbolista.

Álvaro Morata fue siempre un gran proyecto de goleador, una eterna promesa de crack. Sin embargo, jamás ha sido ese indiscutible atacante letal, certero, que no dejara dudas de sus cualidades, más allá de un par de partidos en que parecía destinado a triunfar. Ni en su pasado, ni en su presente, y con un futuro de muchas dudas en su nuevo destino en este regreso a Turín, nada indica que vayamos a ver un cambio sideral que nos aleje definitivamente de toda incertidumbre.

Desde su debut en el fútbol profesional -allá por el inicio de la década a punto de expirar, hasta el día de hoy- e inclusive desde su etapa en juveniles del Atleti y el Castilla, Álvaro Morata nunca demostró, con contundencia, que merecía ser dueño de unas pretensiones alimentadas por el argumento personal y el apoyo de su círculo más íntimo.

Hoy se le presenta un nuevo intento en Italia y una nueva oportunidad en la Juventus. Alternativa de importancia, quizás la última en cuestión, que la corta vida de un futbolista le puede brindar camino al tramo final de su carrera. La eterna promesa que siempre pareció ser Morata, acaba de cruzar su última frontera.

Martín Onti

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!