Horarios

Sáb.Nov.28 12:00 AM EST
Mar.Dic.01 12:00 AM EST
Mié.Dic.02 12:00 AM EST
Vie.Dic.04 12:00 AM EST
Sáb.Dic.05 12:00 AM EST
Mar.Dic.08 12:00 AM EST

Martín Onti: La conveniencia de Matthijs de Ligt

MADRID, España.- Matthijs de Ligt escogió lo que más le convenía a su carrera deportiva. No se le podrían objetivar razones en su contra, ni siquiera la económica. Probablemente el primero en saber que el defensa neerlandés jugaría en la Juventus de Turín a partir de la venidera temporada, haya sido su ex compañero y amigo del Ajax de Ámsterdam Frenkie de Jong. 
 
No había secretos deportivos, al menos en este apartado, entre ellos, y con el deseo de continuar sus pasos futbolísticos en compañía uno del otro, el tema de jugar juntos al dejar el club holandés se debe haber tocado en un buen par de ocasiones. Casi con seguridad, y por más que no pueda aportar las pruebas pertinentes, podría certificar que en estos términos se ha movido la vida de estos dos grandes jugadores holandeses en los pasados 6 meses.
 
En el medio de un final de temporada de sorprendentes éxitos, De Jong y De Ligt vivían en una nube de placeres deportivos. A la conquista de las competiciones locales, Liga y Copa con su club, se le sumaba la posibilidad de llegar a disputar la final de una Champions League que un gran Tottenham Hotspur les privó en semifinales y, además, disputando en el seleccionado nacional la final de la UEFA Nations League que perdieron ante Portugal.
 
A sabiendas que De Jong ya había dado el primer gran paso aceptando la oferta del Barcelona, las urgencias de una segura salida de la institución ‘ajacied’ era de esperar en el entorno del central. Muchos eran los pretendientes que le adulaban en Europa, algunos que lo expresaron, otros que lo insinuaron y aquellos que simplemente lo callaron.
 
Definido el futuro de su gran amigo rumbo a la Ciudad Condal, todo parecía indicar la facilidad de una operación comercial encaminada hacia Barcelona, sin embargo varios serían los detalles que habría que poner sobre la mesa para tomar una decisión final en el entorno del ya ex capitán del Ajax. Si bien era importante, como terminó siendo, el dinero, las expectativas de Matthijs de Ligt pasaban fundamentalmente por su presente y devenir deportivo.
 
La competencia que en su posición tendría en el Barça, iba un poco más allá de la fuerte suma económica que ingresaría a su cuenta, y en la de su agente Mino Raiola por supuesto. La mayoría de los índices coincidían con sus pretensiones y estos hubiesen cerrado tales diferencias, pero, una, la más importante para un chaval de 19 años, no cerraba la mejor ecuación. 
 
En el FC Barcelona, Gerard Piqué es el dueño del puesto en el que él juega, y nadie le podía asegurar una titularidad inamovible en este presente culé. Uno o dos años de espera son demasiado para un joven que ha irrumpido en el mundo del fútbol prometiendo ser, quizás, el mejor defensa central que haya pisado un campo después de un tal Franz Beckenbauer. Mucho tiempo para esas prisas contemporáneas que no tienen en cuenta ni siquiera la amistad y donde las conveniencias establecen las decisiones.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!