Horarios

Martín Onti: El efecto Pavloviano en los rumores sobre Paul Pogba

TURÍN, Italia.- Iván Pavlov fue un fisiólogo ruso que realizó estudios con animales para comprobar que la repetición de una conducta creaba un reflejo condicionado. Una costumbre repetida en el tiempo se volvía una premisa indiscutida que conducía a la aceptación sistemática de una idea.

Basado en este ‘efecto pavloviano’, el representante del francés Paul Pogba, el italiano Mino Raiola, ha venido trabajando en un sistema de marketing que comienza, en apariencia y si la estupidez de la gente lo permite, a dar sus frutos en el comercializado mundo del fútbol europeo. 

No puede ser, o no debería ser, que 55 periodistas deportivos entre los mejor considerados en el mundo se hayan equivocado al unísono. La posibilidad de que así haya sido, no puede ser tenida en cuenta a la hora de clasificar la actuación de los futbolistas desempeñándose en Europa y considerando que quienes opinamos sobre este tópico, algo sabemos sobre fútbol. 

Pues bien, esa lista que encabeza el galés del Real Madrid Gareth Bale, en la que 7 futbolistas entre los primeros 10 elegidos juegan en la Liga de España –el mencionado Bale, Griezmann, Kroos, Messi, Pepe, Cristiano Ronaldo y Suárez- no admite el nombre del actual mediocampista de la Juventus de Turín sino hasta la posición número 25, algo que nos daría la pauta que la humillante extravagancia económica que se pide por la figura gala es un despropósito inadmisible para los días que corren.

En esta realidad, no solamente nos parece una barbaridad vergonzosa la cantidad de 120 millones de euros mínimos que Raiola exige por su representado, sino que además la producción de Paul Pogba no justifica una suma de dinero tan elevada para los servicios que ha venido prestando esta temporada en su propio club y en la Selección de Francia de Didier Deschamps. 

A juzgar por sus últimas actuaciones y la consideración que de él se tiene en los medios futbolísticos entendidos, esa exorbitancia se extiende mucho más allá de los límites permitidos por un mercado sediento de negociaciones que encierran números ocultos en paralelo de lo que verdaderamente se debería pagar por los jugadores de fútbol.

Si como Iván Pavlov demostró con animales, el aprendizaje de reforzar constantemente una conducta para acostumbrarles a comer ante un cierto estímulo condicionado se traslada al fútbol, deberemos aceptar que Mino Raiola, sólo por mencionar a uno de ellos, es un muy buen discípulo del fisiólogo ruso, y el ambiente futbolístico europeo, un fiel reflejo de los perros que alimentaba Pavlov en sus experimentos.

Puedes seguirme también en Twitter (@Ontifutbol)

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!