El entrenador francés del Arsenal cree que al líder le puede pasar factura la dureza de la competición.