Leicester crea una gran jugada, el balón le llega a Shinji Okazaki, quien saca un remate pero el balón roza el poste del Crystal Palace.