El partido con más peleas de esta temporada de la Premier League fue una batalla campal entre el Chelsea y el Tottenham, este último, equipo que luchó hasta el final por la posibilidad del campeonato.