Jamie Vardy se mete al área, forcejea con un defensor del West Ham y se tira fingiendo una falta inexistente.