Se lesiona Loïc Remy y Guus Hiddink manda a Pato al terreno de juego, decisión que disgusta a Radamel Falcao.