El portugués y su cuerpo técnico en el Manchester United jugaron a golpear el travesaño con el balón.