Klopp cree que el Liverpool puede mejorar a pesar de estar primeros en la Liga Premier, posición que no alcanzaban desde la temporada 2002-2003.