El director técnico holandés aceptó que el empate frente al West Ham fue muy doloroso y los hace olvidarse de un cuarto lugar.