Damien Delaney toca a Christian Benteke en el área y el juez de línea junto con el central dan al Liverpool una pena máxima dudosa. Luego el mismo Christian Benteke cobra el penal y marca para su equipo.