David Silva le da un regalo magistral a Kevin De Bruyne, quien remata de primera intención y anota el segundo para el Manchester City.