Horarios

Premier League: El Leicester resiste el embate del Newcastle y recupera la ventaja

LEICESTER, Inglaterra.- El Leicester vivió una noche de gloria mezclada con sufrimiento durante el triunfo por 1-0 sobre el Newcastle en la fecha 30 de la Premier League
 
Los diez primeros minutos transcurrieron en franca paridad, pero poco a poco el Leicester comenzó a encontrar espacios en el último tercio de la cancha y el asedio fue cada vez mayor.
 
A los 25 minutos, -ya con el Newcaste prácticamente sumido en tareas defensivas y apenas con esporádicas cabalgatas al área contraria-, llegó la apertura del marcador. Shinji Okazaki remató de chilena una pelota servida por Jamie Vardy y dejó a Rob Elliot sin chance de llegar a ella.
 

El Leicester aprovechó la ventaja para continuar jugando cerca del arco del Newcastle y Marc Albrighton estuvo a punto de marcar el segundo tras lanzar una carrera hacia el área, pero su remate se fue apenas desviado.
 

El conjunto visitante fue visiblemente golpeado tras encontrarse debajo en el marcador y no tuvo apenas reacción hasta el final del primer tiempo. El partido se jugaba bajo los términos del líder, sin tener demasiada posesión, pero con los espacios necesarios para practicar su futbol vertical y frenético.
 
En la segunda parte Benítez trató de ir a buscar el empate. Sacó de la cancha a Vurnon Anita, un meciocampista de contención, e introdujo a Andros Townsend, un extremo. La sustitución rindió sus frutos y el Newcastle gozó de un lapso de perenne control del balón y continuo peligro sobre Kasper Schmeichel. Al Leicester le gusta que lo ataquen para poder encontrar espacios a la contra, pero ahora no los hallaba.
 

Poco a poco la tormenta fue cediendo e involuntariamente, el líder del campeonato comenzó a pensar más en cuidar la ventaja que en irse abiertamente por el segundo. Ranieri necesitaba hombres en la cancha más aptos para defender, por eso sacó a Okazaki y le dio entrada a Jeffrey Schlupp, aunque después restauró su 4-4-2 tipo al darle entrada a Leonardo Ulloa por Marc Albrighton.
 
La presión del Newcastle renació y el nerviosismo se apoderó definitivamente de todo el estadio. Los jugadores contagiaban a los hinchas y viceversa. El Leicester había agotado toda su energía para sentenciar el partido y se había encomendado a conservar el 1-0, aunque sin parquear el autobús. Incluso, el árbitro pudo haber señalado un penal por un remate de Mousa Sissoko que se estrelló en el brazo de Wes Morgan.
 

Por fortuna para ellos lograron mantener la pelota bien lejos de su arco en los minutos finales hasta que llegó el tan ansiado pitazo final. Así el Leicester recuperó los cinco puntos de ventaja sobre el Tottenham y está un poquito más cerca del título más impensado en el futbol europeo desde que Grecia se coronó en la Eurocopa 2004.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!