Horarios

Premier League: El Leicester City empata ante el Manchester United y pospone su festejo

MANCHESTER, Inglaterra.- El Leicester City empató a un gol como visitante ante el Manchester United y pospuso su coronación en la Premier League, al menos hasta mañana. Si el Tottenham Hotspur deja puntos en su visita al Chelsea, ya Ranieri y su tropa se sabrán campeones.
 
 
            DETALLE A DETALLE: Match Center - Manchester United vs Leicester City
 
Jamie Vardy cumplió su segundo partido de suspensión y vio el partido desde la tribuna, muy cerca de Eric Cantona, la leyenda de Old Trafford que cumplirá 50 años el 24 de mayo.
 
El Manchester United comenzó completamente volcado al ataque para no dejar escapar la ilusión de jugar en la Liga de Campeones en la próxima campaña. Un triunfo de los Diablos Rojos no sólo le amargaría la tarde al Leicester City, sino también al Manchester City en su muy complicada visita al Southampton, pues se colocaría a dos puntos de su rival de la ciudad.
 
El inicio resultó el soñado para los locales. A los ocho minutos la defensa del conjunto de Ranieri se desparramó hacia la derecha para tapar una subida de Luis Antonio Valencia y se olvidó de custodiar la banda izquierda, por donde apareció completamente solo Anthony Martial. El francés batió fácilmente a Kasper Schmeichel con un disparo que se coló cerca de sus piernas.
 

El líder no mostraba su mejor cara, se sentía nervioso, presionado, abrumado por un energético y despiadado Manchester United.
 
Pero no se quedarían sin respuesta. Nueve minutos más tarde Wes Morgan ganó en el área tras un tiro libre cobrado por Danny Drinkwater y le devolvió la ilusión a los Foxes.
 

Con un tanto cada uno y habiendo dejado claro que ambos podían golpear al contrario y mandarlo a la lona, ambos se trataron con más respeto, aunque no faltó la osadía. 
 
Danny Simpson estuvo a punto de regalar el segundo, pero molestó lo suficiente a Lingard en la carrera para evitar el desastre.
 

Lingard y Valencia continuaban siendo una verdadera amenaza en la derecha e hicieron de la velocidad la principal arma del Manchester United. El Leicester City, aunque con menos frecuencia, también llegó muy cerca del arco de David de Gea. Riyad Mahrez intentó una de sus gambetas cortas, fue cortado por Marcos Rojo, pero Michael Oliver no marcó el punto del penal.
 
 
Así se fue el partido al descanso en medio de una lluvia no tan fina que jamás dejó de caer.
 
El segundo tiempo comenzó a jugarse más en los términos del Leicester City. Menos posesión y menos verticalidad para el Manchester United, más contragolpes para el conjunto visitante y más trabajo para de Gea. Lingard, Carrick y Drinkwater fueron amonestados por cortar claros avances del rival y la atmósfera del partido se tornaba cada vez más tensa. En ambos conjuntos se notaba la urgencia de conseguir los tres puntos.
 

Van Gaal intentó darle un giro al encuentro a los 60 minutos. Sacó de la cancha a Lingard y colocó a Juan Mata para aportar un par de piernas frescas y un poco de más sabiduría en el manejo de una pelota que ya no se tenía tanto. Ranieri también hizo lo suyo, quitó a Okazaki y apostó por la velocidad de Demaray Gray.
 
Ante la ausencia de Vardy, Mahrez se convirtió en el líder la ofensiva del Leicester City. No por gusto sus 17 goles y 11 asistencias le valieron el premio de sus propios compañeros y rivales como el mejor futbolista de la temporada en la Premier League. A los 70 minutos lanzó uno de sus indetenibles slaloms, pero el remate se estrelló frontalmente en los puños de David de Gea.
 

Los Foxes se fueron encerrando cada vez en su propio campo y apenas respondían en aislados contragolpes. Van Gaal intentó aumentar la presión con Ander Herrera y Memphis Depay lanzándose como dardos entre las dos últimas líneas del Leicester. En una de ellas, Danny Drinkwater utilizó las manos para frenar al holandés y vio su segunda amarilla. Con mucha fortuna, muchísima, David Oliver señaló la falta afuera del área y no dentro de ésta.
 

Los últimos minutos consumieron los nervios de los hinchas, los jugadores del Leicester City y del propio Ranieri. El Manchester United tuvo dos tiros libres en el borde del área, pero ni Rooney ni Depay pudieron convertir. Kasper Schmeichel se exigió en la última clara oportunidad que tuvieron los Diablos Rojos y conservó la igualada.
 
Si mañana los Spurs no ganan en la cancha del Chelsea, la historia de la Premier League ya tendrá a su campeón más asombroso. Si finalmente el conjunto de Mauricio Pochettino consigue la victoria, los Foxes podrán alcanzar el título en casa el próximo sábado con un triunfo ante el Everton.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!