Horarios

Sáb.Ene.16 5:00 PM EST

Pep Guardiola confía en el estilo, pero le tomará tiempo impregnarlo

MANCHESTER, Inglaterra.- Martí Perarnau es un escritor que se mantuvo muy cerca de Guardiola durante sus tres años en el Bayern Munich. Gracias a esa relación escribió dos libros, “Herr Pep”, -una crónica de su primera temporada-, y “Guardiola, la metamorfosis“, -un recuento de su estancia de en Alemania y cómo el manager catalán evolucionó sus principios implementados durante su etapa el Barça.
 
Y sí que lo hizo. Pep instauró en el Camp Nou un estilo de posesión excesiva y presión post-pérdida que, unido a la magia de los futbolistas de la plantilla, los convirtió en el mejor equipo del mundo.
 
 
Pero en su última campaña se empecinó en colocar más centrocampistas y su esquema fue fácilmente diluido por los rivales. El Madrid, más directo y penetrante con Mourinho al mando, ganó la Liga con facilidad y Guardiola acabó marchándose. Después de un año en paro, se mudó al Allianz Arena.
 
Allí mantuvo los mismos principios de presión alta muy hostigante y la posesión siguió siendo la bandera, aunque ahora sí utilizó más la velocidad por las bandas  con Franck Ribéry y Arjen Robben como sus principales armas ofensivas. Cuando llegó Lewandowski y el Dortmund se acabó de debilitar, el equipo fue aún más potente.
 
 
Según Perarnau, “Pep llegó a Múnich en el verano del 2013 y hasta marzo del 2015 no se dio cuenta de que la obra ya estaba hecha. Eso sucede cuando el equipo ejecuta y no piensa las acciones aprendidas", dando a entender una cierta robotización en los procedimientos.
 
 
En el City la cosa no será tan sencilla. En la Premier League hay mucha más competencia y en apenas tres meses ha probado el dulce sabor de una racha de diez victorias al hilo y el amargo paladar de seis encuentros sin ganar.
 
"Pueden pasar unos 18 meses para que el equipo comprenda de qué va el proyecto. Este modelo es como un idioma. Tú puedes saber algunas palabras y expresiones, pero hablarlo, lo que se dice hablarlo bien, tarda su tiempo. Y eso llega cuando el jugador no piensa, ejecuta [automáticamente]”, agrega Perarnau.
 
 
La racha adversa del City concluyó el sábado pasado con el triunfo 0-4 en la cancha del West Brom, un partido que a priori no se planteaba para nada sencillo. Según Perarnau, la clave del cambio fue la charla de casi una hora que Guardiola sostuvo con sus jugadores luego del empate ante el Southampton.
 
“El mensaje que les lanzó es que este es el camino, el que hemos elegido y el que hay que seguir. No debemos tener dudas. Un error de ejecución [el de John Stones que permitió el tanto del Southampton] no debe confundirse con el juego”, le dijo a sus futbolistas en el vestuario.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!