Horarios

La esposa de Ryan Giggs le pide el divorcio por constantes engaños

MANCHESTER; Inglaterra.- A Ryan Giggs le está saliendo caro su posible divorcio. Y no únicamente en cuestiones monetarias. También de reputación. Su fama de Don Juan ya ha llegado a impregnarse en la fachada de su casa.
 
Literalmente. Un grupo de malhechores le ha pintado sus fechorías en la propia pared de su mansión. Un grupo de vándalos plasmaron varias y ofensivas frases en su palacio en el noroeste de Manchester. Todo ocurrió en la noche y recién en la mañana la policía comenzó a tomar el reporte y a limpiar las palabrotas.
 
Hace unos días el diario inglés The Sun reportó que la pareja continuaba viviendo en la misma mansión, pero se encontraban separados. Stacey, ella, se ha cansado del constante flirteo del galés y su último episodio con una camarera la ha hecho decir “basta”.
 
 
Antes ya había tenido que lidiar con el amorío de Giggs durante ocho años con Natasha, la esposa del propio hermano del jugador. ¡Sí, Ryan Giggs no tiene piedad con nadie, ni con su propia sangre! También tuvo que digerir su vinculación a otra chica, Imogen Thomas, a la cual el futbolista intentó silenciar para que no lo revelara ante la prensa, pero no lo consiguió.
 
 
Pero la historia no acaba. Resulta que otra chica, Kate Greville, también ha sido coqueteada por Giggs. Según The Mirror, Greville fue la encargada de las relaciones públicas del Hotel Football, propiedad de Giggs, y los regalos caros no se cansaban de llegar a su oficina.
 
La fortuna que hizo el futbolista durante su carrera en Old Trafford puede cortársele justamente a la mitad si Stacey finalmente consigue el divorcio. Otro diario, esta vez Metro, asegura que Giggs le confió el estado de su matrimonio a los trabajadores de su restaurante en Manchester.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!