Horarios

El Manchester United vence al Everton in extremis y jugará la final de la FA CUP

LONDRES, Inlgaterra.- El Manchester United venció 2-1 al Everton en las semifinales de la FA Cup con goles de Marouane Fellaini y Anthony Martial, este último en el descuento del segundo tiempo. Chris Smalling había colocado el empate transitorio al marcar en propia puerta.
 
Van Gaal dejó a Juan Mata en la banca, colocó a Carrick y a Fellaini en el centro del campo, a Lingard en la izquierda, Martial en la derecha, Rooney como una especie de mediapunta y Marcus Rashford en el centro del ataque. Roberto Martínez, por el contrario, prefirió por poblar el centro del campo con Darron Gibson, James McCarthy y Tom Cleverley. Ross Barkley y Aaron Lennon operaban un poco delante y solitario en el frente, Romelu Lukaku.
 
El primer tiempo fue de dominio absoluto del Manchester United. A pesar de que Fellaini nominalmente jugaba en la mediacancha, era un atacante más. Martial hizo lo que quiso en la banda izquierda y Rashford aparecía por todos los costados.
 
El Everton atacaba a puras pelotas largas a Lukaku y en un par de ellas estuvo muy cerca de ponerse delante en el marcador, pero primero Rooney sobre la línea y luego de Gea, evitaron la debacle. Como el conjunto de Roberto Martínez no utilizaba el centro del campo en sus transiciones, el United pudo ofrecerle gran libertad a Fellaini.
 
Tanta le dieron que en una de las tantas cabalgatas por la izquierda, Martial ganó la línea del fondo y colocó un pase de la muerte para la suave definición del melenudo belga.
 
El Everton estaba pagando el precio de sus múltiples lesiones, sobre todo la de Seamus Coleman, y de tener que jugar con Muhamed Besic como lateral derecho, una solución completamente de emergencia que no fue justamente eso, una solución.
 
Barkley y Lennon fueron completamente aniquilados en las pocas transiciones que armaron. Jamás hubo espacio para que los atacantes del Everton operaran por comodidad y Lukaku se sintió cada vez más solo.
 
Pero al inicio del segundo tiempo el árbitro Anthony Taylor pitó un penal tras una muy dudosa jugada del juvenil Timothy Fosu-Mensah sobre Ross Barkley. En la barrida tocó la pelota y también tocó las piernas de su rival y el juez se dejó llevar por esto último.
 
No obstante, David de Gea no fue incluido en vano en el once ideal de la temporada en el futbol inglés y estiró toda su envergadura para detener el disparo raso de Romelu Lukaku. Sencillamente espectacular.
 
Pero el fallo no amilanó al Everton, todo lo contrario. Se vinieron en tromba sobre un Manchester United adormecido, sin ideas y sin la misma capacidad para recuperar la pelota. Se sucedieron una serie de oportunidades que pusieron a temblar el arco de David de Gea.
 
La fortuna apareció entonces del bando del Everton cuando Phil Jagielka salvó sobre la línea y con la mano un remate de Fellaini, algo que Antonhy Taylor no observó. Esto fue apenas una acción aislada en un momento de claro dominio 'toffee'. Fue un claro ejemplo de la inestable temporada del Manchester United, un rato coherente, firme, portentoso, y otro lúgubre y soso.
 
En encuentro de volvió entonces de ida y vuelta, sin tanta cautela y mucho más frenetismo, algo que dejaba el marcador a punto de modificarse. Tan a punto que Gerard Deulofeu, reemplazante de Aaron Lennon, recibió una pelota en la derecha, encaró hacia el área y envió un centro bajo que Chris Smalling, en su intento de impedir el remate de Lukaku, acabó mandándola al fondo de su propia red.
 
Duro golpe para un Manchester United que se quedaba sin armas para seguir peleando por el partido. Las acciones del Everton se contaban por minutos y de Gea no tenía un instante de sosiego.
 
Los de van Gaal no se quedaron cruzados de brazos y un par de pelotas se pasearon por el área sin que nadie las definiera. Lukaku seguía siendo una temible amenaza, pero continuaba divorciado del gol.
 
Cuando todo parecía que nos marchábamos a la prórroga, Anthony Martial utilizó lo último de combustible que le quedaba en el tanque para colarse en el área, despegarse de John Stones y colocarla en un rincón inatajable para Joel Robles.
 
El Everton desperdicia la oportunidad de salvar la temporada con un título de la FA Cup y luego de una mediocre temporada el puesto de Roberto Martínez queda colgando de un hilo. El de van Gaal, por el momento, se aferra una cuerda más sólida. Ahora se enfrentarán en la final al vencedor este domingo entre el Crystal Palace y el Watford en su primera final de la FA Cup desde el 2007.
 
 
 
 
 
 
 
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!