Horarios

Sáb.Nov.28 12:00 AM EST
Mar.Dic.01 12:00 AM EST
Mié.Dic.02 12:00 AM EST
Vie.Dic.04 12:00 AM EST
Sáb.Dic.05 12:00 AM EST
Mar.Dic.08 12:00 AM EST
Foto: Getty Images
LONDRES, Inglaterra.- La marcha del uruguayo Luis Suárez, máximo goleador de la liga inglesa el pasado año, al Barcelona sigue pasando factura al Liverpool, que no ha logrado la manera de suplir los tantos del "charrúa", en una temporada en la que el equipo "red" no está cumpliendo las expectativas generadas.
 
Decimosegundo en Premier League, a 14 puntos del Chelsea, y todavía sin asegurar su pase a octavos de final de la Liga de Campeones, el conjunto inglés no ha conseguido volver a plasmar sobre el césped el juego que le llevó a ser subcampeón de liga el curso pasado.
 
El técnico del equipo, Brendan Rodgers, aprovechó los más de 80 millones de euros que dejó el traspaso de Suárez para reforzar su ataque con tres futbolistas de diversos perfiles: el italiano Mario Balotelli, el inglés Rickie Lambert y el joven belga Divock Origi, cedido actualmente al Lille.
 
Se esperaba mucho de "Supermario", quien volvía al fútbol inglés después de su discreto paso por el Milán, un tiempo con bastantes más altos que bajos, una constante en su todavía joven carrera.
 
Mientras el retorno del italiano a las islas era visto con cierto escepticismo por parte de los aficionados del Liverpool, los medios de comunicación se frotaban las manos sabiendo que las publicaciones estaban aseguradas con las pillerías, bromas y desacatos del internacional "azzurro".
 
Balotelli llegó al Reino Unido en 2010, procedente del Inter de Milán, previo pago de casi 22 millones de euros, y por petición expresa del entonces técnico del Manchester City, su compatriota Roberto Mancini.
 
Visto como uno de los futbolistas más prometedores de su generación, el italiano, de solo 24 años, disputó 80 encuentros con el conjunto "citizen", en los que anotó 30 goles, antes de marcharse de vuelta a Italia, al Milán, por 20 millones de euros.
 
En sus dos años y medio en Manchester, el díscolo futbolista tuvo tiempo de incendiar su casa con fuegos artificiales, lanzar dardos a canteranos del club y dejar que la grúa se llevara su coche más de 20 veces.
 
Era el favorito de los tabloides británicos, pero los hinchas resoplaron cuando dejó el club con destino a la Serie A en enero de 2013.
 
Ahora, su vuelta a la Premier ha vuelto a acaparar titulares, pero no desde el punto de vista deportivo.
 
Tres meses después de su arribo a Liverpool, Balotelli solo ha visto puerta dos veces con su nuevo equipo: una en Copa de la Liga y otra en Liga de Campeones.
 
En la Premier League, después de siete partidos se le sigue resistiendo el gol.
 
Otro de las contrataciones llamadas a suplir a Suárez es el internacional inglés Rickie Lambert, un veterano que ha pasado por todas las divisiones del fútbol inglés, y que ahora, a sus 32 años, llega a su club favorito.
 
Lambert, quien anotó 117 goles en sus cuatro temporadas en el Southampton, se enfundó el "9" del Liverpool después de que el conjunto "red" pagara 4 millones de euros por sus servicios.
 
Su primer tanto con su nuevo club tardó en llegar tres meses, en la derrota del pasado fin de semana ante el Crystal Palace (3-1), en Londres, pero ya se ha estrenado en "Champions", cuando marcó este miércoles el gol del 1-1 en Sofía frente a Ludogorets.
 
A la falta de gol de Balotelli y Lambert, hay que sumarle la mala fortuna del también italiano Fabio Borini, que no ha logrado hacerse un hueco en el once ideal de Rodgers desde su traspaso procedente del Swansea, en julio de 2012, y las continuas lesiones que azotan a Daniel Sturridge, teórico titular.
 
El inglés, el socio de Luis Suárez la pasada temporada, encadena lesión con lesión este año, en el que solo ha podido jugar tres partidos, anotando un gol.
 
El pasado 18 de noviembre, en la concentración de la selección inglesa, el atacante se volvió a resentir de una lesión en el muslo y no estará disponible hasta el próximo año.
 
El panorama actual del Liverpool hace que haya varias voces que pidan el regreso del belga Divock Origi, fichado al Lille por 10 millones de euros, pero cedido hasta final de temporada en el club francés.
 
El joven delantero, de 19 años, autor de tres goles en once partidos en la liga francesa esta temporada, podría, pese a las reticencias de Rodgers a su regreso, ser la solución a los problemas en ataque del Liverpool esta temporada. EFE
 
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!
 
[