Horarios

Passat Variant 2020, elegancia y mucho lujo

No es un modelo nuevo, aunque con los leves retoques con los que ha sido agraciado podría pasar por ello. Hablo del coche de la prueba, el Volkswagen Passat Variant 2020 R Line 2.0 TSI, una auténtica y casi perfecta opción al que haría hueco en mi garaje.
 
El nuevo Volkswagen Passat con acabado R Line, y más en color Azul Eléctrico Metalizado, que por primera vez se puede elegir en esta generación, es una alternativa perfectamente válida y con un precio más 'terrenal'... que no barato.
 
 
 
Exteriormente sigue siendo actual y atractivo. Equipa nuevos paragolpes, llantas de nuevo cuño, la palabra Passat en el centro del portón, debajo del logotipo; y luces Full LED de serie, aunque de forma opcional están disponibles las matriciales LED IQ. Y hasta ahí puedo leer... No existen más cambios en el exterior.
 
Poco más o menos ocurre en el interior, donde la novedad más llamativa es que el reloj analógico, toda una seña de identidad del Passat, ha desaparecido. En su lugar ahora se halla el nombre del modelo, por si te ha olvidado en qué coche están acomodadas tus posaderas. 
 
Se suman la luz ambiente con 30 colores, un USB C, la tapicería de cuero Nappa Carbon, que simula fibra de carbono y es todo un puntazo; y el cuadro de instrumentos digital, que pasa de 12,3 a 10,25 pulgadas -sí, como la cuenta corriente en diciembre, encoge-. 
 
El gran Walter de' Silva, director de Diseño del Grupo Volkswagen desde 2007 hasta 2015, señaló en su día que un coche bonito te asegura el 50% de las ventas, la otra mitad la consigue la tecnología. Y es que, como verás en esta prueba del Volkswagen Passat R Line, este coche debería ser un éxito de ventas porque a su atractivo exterior se suma que equipa los últimos sistemas de seguridad y conectividad del mercado. 
 
 
De entre todos ellos destaca el Travel Assist, que al pulsar su botón del volante, se activan todas las ayudas a la conducción -Front Assist, ACC Predictivo, Traffic Jam Assist, Lane Assist, Emergency Assist-, que ahora comparten sensores para una mejor comunicación. Además, alguno de ellos como el Lane Assist ha sido mejorado y puede leer los guardarraíles. Otra novedad a destacar es el volante capacitivo, lo que significa que es sensible al tacto y así el conductor no necesita hacer movimientos para ser detectado. 
 
Y antes de comenzar con la prueba dinámica déjame que continúe con la batería de novedades, en este caso tecnológicas. Se pueden controlar múltiples funciones o realizar alguna consulta al decir “Hola Volkswagen”, como también ofrece Mercedes y BMW
 
Muchas respuestas vienen dadas gracias a que el Passat equipa una tarjeta eSIM, por lo que está conectado a Internet -por ello también su software estará siempre actualizado-. Asimismo, el nuevo MIB3 presume de una pantalla de 9,2″ y permite conectarse mediante Android Auto y Apple Car Connect sin cables. Y no podía faltar la carga inalámbrica... 
 
Lo que no ha cambiado, algo lógico tratándose de un restyling, es el espacio para los pasajeros. Los de las plazas traseras gozan de un gran hueco para las piernas, así como para la cabeza, y eso a pesar de que la unidad de pruebas equipa techo panorámico, que suele restar. Lo que sigue sin ser cómoda es la plaza central, puesto que es dura y el túnel de transmisión, alto. 
 
Por su capacidad de carga, por la respuesta de su motor, porque es cómodo, porque está bien insonorizado y por el consumo que ofrece es una buena alternativa para viajar. 
 
Da igual de cuál de las ocho generaciones se trate, porque un Passat es un Passat, y como tal se paga. Si más de 30 millones de personas han conseguido que este modelo sea el segundo más vendido en la historia de Volkswagen, por algo será.

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!