Horarios

Mar.Nov.03 12:00 AM EST
Vie.Nov.06 12:00 AM EST
Mar.Nov.10 12:00 AM EST
Mié.Nov.11 12:00 AM EST
Jue.Nov.12 12:00 AM EST
Sáb.Nov.14 12:00 AM EST
Mié.Nov.18 12:00 AM EST

Nissan Titan SL 4x4 2020, un gigante todoterreno de excelencia

Después de muchos años sin modificaciones importantes desde la introducción de su segunda generación en el 2016, Nissan parece estar más interesada en no desatender a su enorme camioneta, la Nissan Titan. Desde entonces, cada año la Titan trae alguna que otra modificación o adicción para diferenciarla del modelo precedente.
 
La actualización del año modelo 2020 no cambia demasiado el estilo de la Titan, aunque cada ajuste ahora tiene su propia parrilla específica. Un nuevo diseño de faros en los niveles superiores es un cambio positivo, al igual que la iluminación LED
 
Nissan también ha simplificado la alineación y ha discontinuado el potente motor diésel manufacturado por Cummins. Para toda le línea solo hay una opción de motor y transmisión que comentaremos más adelante.
 
 
La Titan y la Titan XD recibieron algo de estiramientos faciales este año. La parrilla vertical y los guardabarros musculosos permanecen, pero la cara ahora es un poco más atractiva que las versiones anteriores. Nissan evita con eficacia la estética bañada en cromo de muchos de sus competidores y se agradece.
 
La XD, como la de nuestra prueba, ofrece una sola opción cuando se trata de la configuración de la cama y la cabina. Hablamos de Crew Cab o doble cabina y una cama de seis pies y medio. Las otras opciones para el Titan estándar incluyen una cama más corta y una cabina más pequeña que todavía tiene dos filas de asientos, y aun así, es solo una fracción de las opciones que puedes encontrar en una F150, por ejemplo.
 
En el interior es posible que no halle la atención al detalle que se encuentra en las camionetas de RAM, pero la Titán XD tampoco decepciona. El espacio y la comodidad son abundantes, sobre todo en los magníficos asientos de “Zero-Gravity” o gravedad cero de Nissan.
 
Nuestra Titan de prueba incluía los paquetes Pro-4X Utility y Pro-4X Convenience. El kit de conveniencia de $ 3,390 incluye los asientos de cuero bordados, el asiento del pasajero con ajuste eléctrico, los asientos delanteros y el volante con calefacción, encendido remoto y el excelente sonido envolvente Fender entre otras comodidades.
 
Una gran cantidad de compartimentos y bolsillos grandes ofrecen amplio espacio para almacenamiento, y la inserción de goma blanda que sostiene los teléfonos celulares y las tabletas en posición vertical mientras permite su conexión es un detalle conveniente.
 
La Nissan Titan XD no tiene una de las cabinas más refinadas, pero si me pidieran elegir entre pasar tiempo aquí o en una Chevrolet Silverado, elegiría la Titan sin mucho titubeo.
 
 
El frenado automático de emergencia, monitores de punto ciego, alerta y frenado automático en reversa y la advertencia de cambio de carril son estándar en todos las Titanes 2020, una dotación no siempre encontrada en camionetas de entrada de la competencia.
 
Sin embargo, en materia tecnológica la Nissan Titan XD queda rezagada. Aunque con 9 pulgadas la pantalla del sistema de información y entretenimiento es mayor este año, y los gráficos han mejorado en nitidez, aún quedan distantes de los más modernos encontrados en sus rivales.
 
Las opciones de carga son abundantes con conectores USB tipo A y tipo C en la parte delantera, un tomacorriente de 12 voltios en la consola central y dos tomacorrientes USB-A, y uno de 12 voltios para pasajeros del asiento trasero. Sin embargo, no encontrará opciones para cargar su teléfono de forma inalámbrica.
 
Una de las principales razones para justificar la existencia de las camionetas es su habilidad de remolcar.  Cuando la innovación en materia de asistencias para las tareas de remolque es cada día más dinámica con Ford y GMC a la cabeza, en la Titan XD tenemos que conformarnos con cámaras alrededor de la camioneta, que no son de buena resolución. Otras asistencias de control para remolque están ausentes.
 
Hay una sola opción de motor este año para las Titan. El potente Diesel V8 queda fuera y no se extraña. Otro V8, pero de gas y aspiración natural es la única alternativa. Este es uno de los motores de ocho cilindros más potentes en el mercado. Con 5.6 litros de cilindrada, entrega 400 caballos de potencia y 413 libras pie de torque, suficientes para remolcar hasta 11,000 libras o 4,989 kilogramos. 
 
Este motor, junto a la transmisión de 9 velocidades, son las estrellas de las Nissan Titan. Las salidas de los semáforos pueden ir fácilmente acompañadas de un buen patinazo de ruedas, devorar las rampas de entrada a la autopista es un deleite, y todo acompañado por un gruñido de una banda sonora que combina muy bien con la experiencia motriz. Con cambios atinados y muy precisos de la transmisión, este tren motriz es una combinación ganadora. 
 
Los amortiguadores Bilstein, un diferencial con bloqueo electrónico y los neumáticos todoterreno que son una parte del kit off-road de la Titan Pro-4X, enseñan sus dotes fuera de la carretera, pero no tuvimos oportunidad de probar la camioneta en esas condiciones.
 
En carretera el viaje es firme, sin llegar al punto de sentirse accidentado o molesto, pero dista de la serenidad encontrada en productos similares de Chevrolet o RAM. La dirección es algo pesada, y lo notará cuando necesite maniobrar para estacionarse.
 
Nuestra prueba incluyó un largo paseo familiar, donde los ocupantes reportaron completa satisfacción con la comodidad de marcha de la Titan. La computadora de a bordo reportó un consumo de 17 millas por galón en manejo combinado, una milla menos que lo estipulado, pero la culpabilidad quizá recaiga en los neumáticos todoterreno.
 
Mientras que otras camionetas de tamaño completo tienen combinaciones aparentemente interminables de trenes de potencia, cabinas y tamaños de camas (si no da crédito a lo que cuento dedique un rato a configurar una Ford F-150 o una Chevrolet Silverado y lo comprobará) Nissan por su parte ofrece unas pocas opciones para la Titan.
 
Sin embargo, puede que encuentre lo que necesita si no es demasiado exquisito, e incorpora algunos de los paquetes de conveniencia, utilidad y apariencia disponibles. El Titan XD solo viene en una configuración, pero ofrece mayores capacidades de remolque y carga útil que el Titan estándar.
 
Los modelos S y SV son los de entrada. Una Titan SV 2020 con cabina de tripulación, tracción en las cuatro ruedas y algunas mejoras como la pantalla de mayor tamaño, sensores de estacionamiento y otras amenidades en la cabina, cuesta alrededor de $ 51,000, precio en la escala baja para una camioneta de tamaño completo.
 
Para los que gusten de las aventuras fuera de la carretera la Titan Pro-4X cuesta alrededor de $ 4,300 más, pero agrega un popular paquete de equipamiento, incluyendo mejoras para el todoterreno como amortiguadores y neumáticos.
 
En el extremo más alto, para una 2020 Nissan Titan XD Platinum Reserve podríamos estar hablando de unos $ 63,000 dólares, una píldora algo dura de pasar, ante tantas buenas opciones equivalentes dentro de la competencia.
 
En general, pienso que Nissan podría “endulzar” más la proposición, reduciendo en algo sus precios. Ya ha dado un paso importante ofreciendo la garantía más generosa entre sus competidores, con 5 años o 100,000 millas de paz mental en cada nueva Nissan Titan.
 
Un ligero recorte de precios quizás ayudaría a sobrepasar las menos de 32,000 Titan vendidas el pasado año en Estados Unidos, una cifra ínfima comparada con sus competidores, la Ford F-150, Chevrolet Silverado o RAM 1500.
 
La Nissan Titan del 2020 es una excelente camioneta, con el atractivo de la garantía más solidad del segmento, pero con un problema… y es uno grande.
 
No es intrínseco de la Titan, sino de su competencia. Este es un sector que históricamente ha sido dominado por los tres grandes de Detroit –Ford, Chevrolet y FCA– con su alborotadora RAM, y todos han dedicado “toneladas” de recursos en modernizar, perfeccionar y mejorar sus productos.

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!