Horarios

Dom.Dic.05 1:30 PM EST
Dom.Dic.12 1:30 PM EST
Dom.Dic.26 2:30 PM EST

Ford Transit 2020, lujo y confort para la ciudad y carretera

Dentro de todos los vehículos que forman parte de la oferta de compra, los vehículos comerciales ligeros, son aquellos héroes subestimados que ayudaron a forjar a nuestra sociedad tal y como la conocemos hoy en día. La Ford Transit, siempre ha sido una pieza fundamental de esta historia, por lo que ahora que hay que realizar una prueba como se debe.

Y precisamente, para probar una van de pasajeros como se debe, decidimos trasladarnos en un viaje familiar de 10 horas en carretera.

Pero, antes de entrar de lleno en la prueba, conozcamos un poco de la camioneta:

Este tipo de vehículos, los comerciales ligeros, son los verdaderos responsables de la transformación de nuestra economía y, por consiguiente, de nuestra sociedad, ya que, gracias a ellos, la distribución de los bienes sucedía de manera más fácil y rápida.

 

 

En un inicio, la Ford Transit representó una opción de movilidad muy importante para Europa, y más en específico para el Reino Unido, pues además de colocarse como el equivalente de la F-150, dictó las bases en que la filial europea de Ford trabajaría junto con la sede estadounidense, con modelos especialmente desarrollados para los caminos y poblaciones europeas, pero con supervisión americana.

La primera generación de la Transit, lanzada en 1965, ofrecía un amplio espectro de carrocerías con hasta 22 variaciones que incluían desde una pick-up, hasta un pequeño microbús.

En la actualidad, la quinta generación de la Ford Transit, ofrece múltiples versiones, entre chasis-cabina, van de carga y van de pasajeros. Nuestro modelo de prueba era la variante de 14 pasajeros del catálogo.

Sí, este pequeño departamento con ruedas de 5.98m de largo, 2.4m de ancho y 2.55m de altura total, tiene la amplitud necesaria para acomodar hasta 14 pasajeros, pero hay otra versión más larga todavía, con 6.7m de largo y 2.78m de altura, que acomoda hasta 18.

La Ford Transit tiene un espacio interior inmenso con una distancia entre ejes enorme.

En su interior contamos con 3 filas de 2 asientos, una de 4 al fondo, 2 asientos individuales detrás de la puerta corrediza y los dos asientos individuales para el chofer y su copiloto, 14 pasajeros en total. Tenemos que resaltar que todos los asientos sin excepción, cuentan con un cinturón de 3 puntos totalmente independiente para cada uno de los pasajeros.

 

 

Sin embargo, dentro de la amplia cabina, el espacio está destinado en su totalidad para los asientos de los pasajeros, no hay un compartimiento destinado al equipaje, por lo que se entiende que su principal enfoque, al menos con esta configuración de asientos, es precisamente de personal en ciudad. Hay espacio debajo de los asientos, pero es apenas suficiente para mochilas.

Fiel a sus orígenes, la van Transit conserva uno de sus atributos más reconocibles, la facilidad de operación y la comodidad para el operador. La posición de manejo es muy cómoda y permite circular durante toda una larga jornada sin cansancio, los descansabrazos ajustables y abatibles son casi una bendición y todos los controles están de manera accesible.

Contamos con múltiples puertos USB, incluso en las 3 filas dobles, y también con múltiples tomas de corriente de 12V repartidas en la cabina y una de 110V tipo casero para atender a la necesidad de energía.

Detrás de los mandos de la enorme camioneta, se tiene un completo dominio de los alrededores, y las intimidantes dimensiones, son fácilmente controladas, gracias en parte a los excelentes espejos laterales que incluyen unos muy útiles de tipo convexo para sortear todos los obstáculos en las calles.

También es muy útil la cámara de reversa ubicada en lo alto de la parte trasera que permite tener una vista de ave al momento de estacionarse y se complementa con los sensores para apoyar a la ardua tarea de estacionamiento.

Además, la camioneta utiliza unidades de aire acondicionado independientes, para el chofer y copiloto y otra para los pasajeros, con controles y salidas de aire desde la parte superior para mantener frescos a los ocupantes en caso de ser necesario.

Mecánicas suficientes

La oferta mecánica de la Transit incluye propulsores de gasolina y de diesel, el de gasóleo es de 4 cilindros turbocargado de 2.2 litros con potencias que oscilan entre los 125 y 155 hp y que entregan un impresionante torque de 285 lb-pie.

Por otro lado, la versión que tuvimos a prueba, utiliza un V6 de 3.7 litros a gasolina con 275 hp y 260 lb-pie de torque. Este motor es más que suficiente para mover sin problemas a la enorme camioneta, con todo y carga. Sobra decir que, no es posible esperar reacciones deportivas o veloces, en un vehículo de estas dimensiones y orientación.

Para facilitar aún más la tarea de conducción, la van Transit de gasolina, acopla una caja automática de 6 relaciones que proporciona un andar suave y sin sobresaltos, buscando siempre la relación que explote mejor el torque necesario.

La suspensión delantera permite filtrar muchas de las irregularidades del camino, pero en la parte de atrás, tal y como sucede en el transporte público, los muelles y amortiguadores de uso rudo, transmiten con mucha más fidelidad cualquier salto, o imperfección.

Una de las mejores cartas de la Transit, es la dirección, con una precisión sorprendente que permite escabullirse entre el tráfico sin problema, siempre y cuando haya el espacio suficiente. La posición del volante no es igual a la de un auto común y corriente, tiene cierta inclinación y favorece la conducción relajada por un largo período.

Sin embargo, el consumo no es de sus fuertes, al menos en esta versión de gasolina, pues durante nuestra prueba lo más que logramos conseguir fueron un muy justos 15 millas por galón, por lo que las opciones de motor diesel pudieran ser mejor opción.

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!